El camino al ascenso (Parte II)

Tras una buena primera rueda de torneo, finalizada con 31 puntos y en puestos de reducido, la sensación amarga pasaba por haber quedado fuera de la Copa Argentina, certamen que los hinchas veían con buenos ojos la posibilidad de enfrentar a algún equipo de renombre.

LA CONTINUIDAD

Tras varios rumores que se instalaron en los medios, se hizo fuerte el eco de la salida de Miguel Restelli para afrontar la segunda parte del torneo, aunque esto no fue así y el entrenador continuó bajo el mando del plantel para tratar de mejorar lo realizado en la primera etapa y buscar el tan anhelado ascenso.

Una noticia que cayó muy bien no solo en el mundo de Villa San Carlos, sino también en la divisional fue que desde la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), modificaron el reglamento del certamen y agregaron un ascenso más, es decir que además del campeón y el ganador del reducido, se sumaría el segundo mejor ubicado, quien ascendería de manera directa y el tercer ascenso quedaría en manos del ganador del octagonal.

Antes del comienzo del certamen se sumarían tres caras nuevas, el primero sería el delantero paraguayo, Samuel Portillo quien por problemas en su fichaje se tuvo que alejar del club y continuó en Comunidad Rural, donde terminó el torneo siendo goleador. “Samu” se sumaba al club por revancha y era todo una apuesta del cuerpo técnico.

Luego llegaría otro jugador que supo dar la vuelta con la camiseta del club, también delantero y llegaba desde Independiente de Bolivar, era ni más ni menos que Martín Troncoso, jugador clave en el histórico ascenso a la B Nacional. El nacido en Maciá volvía al club para tener su segundo ciclo en el elenco de Berisso.

Por último, no como refuerzo, sino como una promesa de la cantera villera, era promovido Agustín Prida, lateral categoría 1999 de gran proyección y de buen torneo en la Tercera y Cuarta División del club. Otro que ya estaba en el plantel y comenzó a afirmarse como una apuesta, teniendo grandes actuaciones en los partidos de la Tercera fue Lautaro Banegas, que también llegaba como jugador libre desde Gimnasia y Esgrima La Plata.

EL TORNEO (Segunda rueda)

Había otra alternativa para el ascenso si es que no se lograba el campeonato o terminar segundos. Con todo sobre la mesa dio inicio la segunda parte del certamen. En cancha de Sportivo Italiano ante Spotivo Barracas el “cele” volvía a dar el golpe para afirmar su candidatura al título.

Martín Ávalos grita su primer gol ante Sportivo Barracas.

El primer encuentro del año en Berisso terminaría con una igualdad sin goles ante Italiano, luego llegaría una derrota en cancha de Luján (2-1), un empate nuevamente sin goles frente a Leandro N.Alem en el Genacio Sálice y tocaría la visita a General Lamadrid en Devoto.

En uno de los peores partidos disputados a lo largo del certamen, Villa San Carlos terminaría cayendo 3 a 1 ante el “carcelero”. Aquella tarde para el olvido marcó un antes y un después, ya que el equipo solo había logrado un triunfo y dos empates, sumaba su segunda derrota y descuidaba los puestos de ascenso.

Último encuentro de Miguel Restelli en cancha de San Martín de Burzaco.

LA DESPEDIDA

Luego del partido frente a General Lamadrid, el equipo retornó el día viernes a los entrenamientos, aunque con una noticia que sacudiría al mundo de Villa San Carlos , ya que Miguel Restelli era removido de su cargo como entrenador del primer equipo y se despedía del plantel que supo formar. Junto, obviamente dejaban su cargo Mauro Raverta, jugador histórico de la institución y que cumplía el rol de Ayudante de Campo tras haberse retirado en Junio de 2018, el “profe” Serafín Rubino y Lautaro Crispino, quien se desempañaba como analista de videos.

 

LA VUELTA DE VIVALDO

Ya sin Restelli, en cuestión de horas se buscó a su reemplazante, todo parecía que Jorge Vivaldo volvería a conducir los hilos del equipo y así terminó siendo, el “flaco” se hizo presente al día siguiente en el entrenamiento y comenzó su segundo ciclo como entrenador de Villa San Carlos, junto a él llegaba el mismo cuerpo técnico que lo acompañó en su primer paso por el club, Adrián Álvarez como Ayudante de Campo y Lucas Polledrotti como Preparador Físico, además se sumó Juan Álvarez como analista de videos.

Solo dos días tenía para trabajar Vivaldo, ya que el día lunes sería su debut en el banco frente a Excursionistas por la fecha 25 del certamen. Las cosas no comenzaban muy bien para el entrenador, el villero volvía a caer, esta vez por 1 a 0 en Berisso.

Debut de Vivaldo ante Excursionistas.

Luego llegaría un empate valioso ante Dock Sud en Avellaneda, en aquel entonces el “docke” era el líder del certamen, por lo que el punto obtenido era buen motivo para festejar, siempre y cuando se consiguiera un triunfo como local en la fecha siguiente, algo que si sucedió y el villero goleó a un Victoriano Arenas que le había echo la vida imposible en la primera rueda , fue 3 a 0 y comenzaban a prenderse las llamas de la ilusión.

Por la fecha 28 el villero iría a Argentino de Quilmes que había superado en la tabla a Dock Sud y era el puntero del campeonato. Fue un partido muy especial para San Carlos, lo positivo fue que ganó y sobre el epilogo del juego, gracias a una genialidad de Alexís Alegre que convirtió un golazo de tiro libre, aunque el saldo negativo era la dura lesión que sufrió el capitán y referente del equipo, Gonzalo Raverta, quien debió abandonar el campo de juego en camilla.

Alegre celebra su tanto sobre Argentino de Quilmes

Llegaría luego un triunfo frente a Berazategui y seguía firme la chance del campeonato, más aun cuando los de arriba resignaban puntos. Pero siempre hay un punto de inflexión y Villa San Carlos lo vería en la fecha 30 cuando tuvo que visitar a Deportivo Armenio, otro rival que peleaba para ascender directamente, allí la “villa” no hizo un gran partido y parecía conformarse con un punto en una cancha siempre complicada, aunque un error defensivo lo privó de sumar y cosechó una derrota que a la larga le costaría mucho.

La secuela de la caída ante Armenio continuó, el villero aún no se levantaba de aquel golpe y fue así que terminó cayendo como local 1 a 0 ante Central Córdoba, un rival que peleaba en los últimos puestos. Como dice el dicho, no hay dos sin tres, y así fue para los dirigidos por Jorge Vivaldo, quienes ahora debían visitar a Deportivo Laferrere, siempre candidato y esta vez no sería la excepción, también luchaba por recalar en la Primera B.

El villero de Berisso se plantó muy bien en cancha de “Lafe”, tal así que comenzó ganando el encuentro 1 a 0, luego llegaría el 2-0 para transmitir tranquilidad , pero en un abrir y cerrar de ojos el local comenzó a acelerar el ritmo y dio vuelta el marcador en cuestión de siete minutos, si, el villero de ganarlo 2 a 0 pasaba a perderlo 3 a 2 y no serían los únicos goles que habría, ya que en el segundo tiempo llegaría una ráfaga más de tantos para darle cierre a un encuentro que culminó inexplicablemente 6 a 3, un resultado poco visto en el fútbol, y más en el de ascenso.

El villero derrotado en Laferrere

Ese partido ante Laferrere fue un encuentro que golpeó y mucho al plantel, ya no era el equipo temible que supo ser y caía en una racha negativa de tres derrotas consecutivas, algo que le hizo olvidarse del campeonato, por lo que terminar segundos para ascender directo era el plan B.

Llegaba la trigésimo tercera fecha y el “cele” recibía a Ituzaingó, ya sin margen de error ,  y en dicho encuentro el equipo pareció haber encontrado la formula que tanto había demostrado a comienzos de torneo, ganando 3 a 0 para dejar atrás la racha negativa. Posteriormente vendría una igualdad en Burzaco sin goles, un nuevo triunfo en Berisso por la mínima ante El Porvenir, hasta que llegaría otro golpe a la ilusión, cuando Midland terminó de bajarlo por completo ganándole 2 a 0 en Libertad.

Tras igualar ante Deportivo Merlo en Berisso sin goles, el villero cerraría el torneo en Cañuelas , solo un empate le bastaba a los de Berisso para conservar el sexto puesto y definir los 4tos de final del reducido como local, aunque no fue así y terminó cayendo 1 a 0, algo preocupante , ya que no solo bajaba al séptimo lugar y definía de visitante, sino que el equipo no mostraba juego y  no era más el candidato para el mano a mano.

EL REDUCIDO

Había que volver al sintético a jugar con Midland, equipo a quien había enfrentando hace menos de un mes y había caído justamente derrotado 2 a 0, pero los mano a mano son diferentes y no importa quien juegue mejor, ni lo mostrado por cada equipo en el torneo, sino que el más eficaz sería quien avance de ronda.

Alejandro Lugones con una linda definción puso en ventaja al “cele”, aunque como le sucedió en mas de una oportunidad, el equipo salió a la cancha dormido en el segundo tiempo y al minuto llegaría el empate del dueño de casa, hasta allí quedaba fuera del torneo, ya que en esta instancia solo se juega un encuentro en cancha del mejor ubicado y este era Midland.

Pero la voluntad y el amor por la camiseta fue más , San Carlos lograría a falta de nada, convertir un gol para pasar a ganarlo 2 a 1 y eliminar al “funebrero” en su propia cancha.

Lugones lo festeja junto a sus compañeros

Era momento para las semifinales, el rival esta vez Dock Sud, un rival a quien el “cele” no pudo ganarle a lo largo del torneo, habiendo caído en Berisso e igualado en Avellaneda. El primer encuentro en el Genacio Sálice la “villa” fue más preciso y en el segundo tiempo con el ingreso de Samuel Portillo sacó ventaja de dos goles que lo dejaban mejor parado para el encuentro de vuelta en el Estadio de Los Inmigrantes.

El villero tuvo que volver a la cancha de los “Inundados” para tratar de mantener la ventaja conseguida en Berisso, pero fue por más y lo goleó ante su gente 3 a 0 , liquidando la serie con un 5-0 en el global. Ahora si, el villero era finalista del reducido, estando a dos pasos de volver a hacer historia.

La “villa” eliminó a Dock Sud en su cancha

En la final el rival fue Excursionistas. El encuentro de ida fue el encuentro más esperado por los hinchas villeros, se hizo esperar mucho debido a varías reprogramaciones por las intensas lluvias. Finalmente el día llegó y la “villa” le ganó al “blanquiverde” 3 a 2 en una verdadera final, donde tuvo todos los condimentos. La visita descontó sobre la hora y dejó mas que abierta la serie.

La vuelta fue un domingo 30 de junio, día que quedará marcado en las páginas del club, donde pese a caer 1 a 0 , la “villa” y Excursionistas debieron definir el encuentro desde los 12 pasos. La última vez que Villa San Carlos definió un certamen a través de los penales fue por la Copa Argentina 2013/14 donde cayó ante Cipolletti de Rio Negro por 4 a 2. tras igualar 1 a 1.

Más de un corazón dejó de latir en el instante en que Alexis Alegre falló la primer ejecución, y más aún sabiendo que Excursionistas era quien comenzó la tanda y también había errado. Pero tras las grandes definiciones de Matías Brianese, “Nacho” Oroná e Iván Massi, todo quedaría en los pies de Emmanuel Ávalo Piedrabuena quien con un potente remate le dio al club el pasaje a la Primera B , luego de un año en una Primera C muy dura.

El villero ascendió a la B

San Carlos de los milagros pasó de ser una frase a una realidad, nunca hay que dar por muerto al villero, por que siempre te sorprende y saca a relucir su jerarquía. ¡Estamos en la B señores!

 

 

 

 

Be the first to comment on "El camino al ascenso (Parte II)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


# #

Be the first to comment on "El camino al ascenso (Parte II)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*