El camino al ascenso (Parte I)

Villa San Carlos luchó y soñó con volver rápidamente a la Primera B  y así sucedió, no solo porque el destino lo quisiera , sino porque siempre hubo un grupo muy comprometido con hacer el sueño realidad. A festejar señores, el villero retorna a la B.

No es fácil hacer un resumen de lo que fue el villero, sin dejar algún detalle de lado, es por eso que esta nota se dividirá en dos partes, la primera etapa y la segunda.

EL COMIENZO

Tras haber descendido en la temporada 2017/18, Villa San Carlos volvía a la Primera C tras nueve años, volvía a una categoría donde supo dar la vuelta en 2009. Tras el alejamiento de Jorge Vivaldo , quien tomó las riendas del equipo fue Miguel Ángel Restelli, quien volvía al club tras su paso como Ayudante de Campo de Ricardo Rezza, en esta ocasión con Mauro Raverta como su asistente , luego de haberse retirado como jugador profesional.

No era nada fácil conformar un plantel para afrontar la Primera C, debido a que muchos jugadores no continuaron en Villa San Carlos tras el descenso, las bajas eran muchos y los refuerzos se hacían esperar.

Un 21 de Junio se puso en marcha la pretemporada, y el primero en llegar fue uno de la casa, Emmanuel Ávalo Piedrabuena quien tras no ser tenido en cuenta por Facundo Besada recaló en Everton de La Plata, la “gallega” volvía al club de sus amores, donde logró dar dos vueltas olímpicas (2009 y 2013). Junto a él llegó Nicolás Grasso, el “peta” como lo llama el plantel, el menor de los Grasso también pasó por el “Decano” platense en la última temporada y venía al villero para hacer sus primeras armas en la divisional.

Luego se sumarían Nicolás Tauber que llegaba de atajar en la categoría tras su paso por Deportivo Laferrere, Iván Massi de un breve paso por Cañuelas, Cristián Risko de Sportivo Patria de Formosa y Alexís Alegre que había quedado libre de Gimnasia y Esgrima La Plata.

El séptimo en caer fue Rodrigo “popi” Benítez, otro jugador que dio la vuelta en 2009 y llegaba desde Everton para tener un nuevo ciclo en la “villa”,

Martín Martucci también se sumaba a las filas del primer equipo, el jugador venía de la Tercera División del cele y era promovido para ser parte del plantel de primera.  Luego llegarían cuatro caras nuevas: Alejandro Lugones con último paso en Talleres de Remedios de Escalada, Fabián “chiche” Alessio que llegaba desde Colón de San Justo, Matías Grasso, hermano de Nicolás y con último paso por Everton y la vuelta de otro histórico, Ignacio Oroná, “nacho” para los villeros, quien resignó mucho para volver a ponerse la camiseta del “cele”, y venía de jugar B Nacional en Brown de Adrogué.

Para culminar con los refuerzos aparecieron el “turco” Alejo Lloyaiy, otro libre de Gimnasia, Matías Brianese de pasado en San Martín de Burzaco y Martín “pocho” Ávalos con vasta experiencia en la categoría y de último paso por Sportivo Italiano.

Quien no pudo fichar para afrontar la primer rueda fue Samuel Portillo, un delantero paraguayo que el cuerpo técnico vio desde la Liga Amateur Platense y sin dudarlo lo convencieron de jugar en Villa San Carlos, aunque el destino luego le daría revancha. El que si llegó antes de comenzar el certamen fue Ignacio Guerrico, que llegaba también de la Liga, pero de ADIP.

EL TORNEO

Con todos los refuerzos mencionados, junto con quienes continuaron como los históricos y muchos juveniles se armó el plantel que afrontaría un duro torneo de Primera C. El arranque no fue en Berisso, sino que el villero que llegaba con la cancha resembrada tuvo que buscar localia con urgencia y encontró la buena voluntad de Gimnasia (LP) para poder utilizar el Juan Carmelo Zerillo, mejor conocido como el “bosque”, y allí arrancó la ilusión con un triunfo 2 a 1 sobre Sportivo Barracas, Alexís Alegre y Matías Brianese marcaron para comenzar con el pie derecho el torneo.

Debut en cancha de Gimnasia.

 

La segunda parada fue complicada ante un Sportivo Italiano que era otro de los candidatos, pero en la cabeza de Lloyaiy y sobre la hora se volvía a sumar de a tres. El equipo siempre fue candidato, quizás no por su juego, pero si por el nombre y la voluntad para sacar partidos adelante.

LLoyaiy celebrando su tanto ante Italiano.

La primera caída fue en Berisso ante otro rival que sería un serio candidato al título, Sportivo Dock Sud, fue por la mínima 1 a 0. Esa derrota trajo la segunda en fila y el “cele” recibiría la peor derrota en años ante un rival que había comenzado el torneo como la revelación, Victoriano Arenas, aquella tarde el villero no dio pie con bola y se iría a Berisso con una goleada recibido por 5 a 0.

La derrota ante Victoriano Arenas.

Ese cachetazo sirvió para replantear varias cosas y para levantar la cabeza, ya que luego vino Argentino de Quilmes a Berisso y se le ganó muy bien (3-1) dejando atrás un partido para el olvido en Valentín Alsina. Así como una derrota trajo otra, un triunfo trajo otro y el villero comenzaba a sacar chapa de candidato al golear a Berazategui 4 a 0 a domicilio, en aquella tarde el villero demostraba que nunca hay que darlo por muerto.

Brianese celebra su tanto ante Berazategui.

Con un viaje a Rosario de por medio , el villero se trajo un empate valioso en su visita a Central Córdoba, y luego sumaría su tercer derrota, en esta ocasión el rival era Deportivo Laferrere,

En la fecha 16 el villero volvía a dar que hablar y con un contundente 4 a 0 se floreaba ante El Porvenir, también como visitante, allí comenzaríamos a ver a un Alexis Alegre en llamas, siendo siempre el abanderado del equipo.

Alegre celebraba su gol a El Porvenir.

Mientras peleaba los primeros puestos, el villero también luchaba por el ingreso a la Copa Argentina, certamen que no disputa desde el 2015 y estaba a pasos de lograrlo, pero la derrota en Berisso ante Ferrocarril Midland complicó las cosas, ya que pese a vencer en la última fecha de la primera rueda a Cañuelas 3 a 0  , por un punto se quedaría fuera, siendo Laferrere el último clasificado.

De esta manera el villero culminaba una primera rueda con 31 puntos, estando en los primeros puestos , habiendo logrado ocho triunfos, siete empates y cuatro derrotas.

PRIMERA RUEDA:

FECHA 1: Villa San Carlos.2 (Matías Brianese y Alexís Alegre) – Sportivo Barracas.1

FECHA 2: Sportivo Italiano.0 – Villa San Carlos.1 (Alejo Lloyaiy)

FECHA 3: Villa San Carlos.1 (Cristián Risko) – Luján.1

FECHA 4: Leandro N.Alem.0 – Villa San Carlos.0

FECHA 5: Villa San Carlos.1 (Ricardo Vera) – General Lamadrid.0

FECHA 6: Excursionistas.0 – Villa San Carlos.0

FECHA 7: Villa San Carlos.0 – Sportivo Dock Sud.1

FECHA 8: Victoriano Arenas.5 – Villa San Carlos.0

FECHA 9: Villa San Carlos.3 (Alexís Alegre, Ricardo Vera y Alejo Lloyaiy) – Argentino de Quilmes.1

FECHA 10: Berazategui.0 – Villa San Carlos.4 (Cristián Risko X2, Alejandro Lugones y Matías Brianese).

FECHA 11: Villa San Carlos.0 – Deportivo Armenio.0

FECHA 12: Central Córdoba (Rosario).0 – Villa San Carlos.0

FECHA 13: Villa San Carlos.1 (Alejo Lloyaiy) – Deportivo Laferrere.2

FECHA 14: Ituzaingó.1 – Villa San Carlos.1 (Alejo Lloyaiy).

FECHA 15: Villa San Carlos.2 (Ignacio Oroná y Alejandro Lugones) – San Martín (Burzaco).0

FECHA 16: El Porvenir.0 – Villa San Carlos.4 (Alexis Alegre X2, Ignacio Oroná y Matías Brianese).

FECHA 17: Villa San Carlos.0 – Ferrocarril Midland.1

FECHA 18: Deportivo Merlo.0 – Villa San Carlos.0

FECHA 19: Villa San Carlos.3 (Matías Brianese X2 y Ricardo Vera) – Cañuelas.0

 

Be the first to comment on "El camino al ascenso (Parte I)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


# #

Be the first to comment on "El camino al ascenso (Parte I)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*