Plaqueta en homenaje al “Negro” Souto

El pasado martes, en la Sede Social del Club Villa San Carlos se llevó a cabo la presentación de una plaqueta conmemorativa a Omar Souto, a un año de su fallecimiento.

“El Negro”, como se lo conoce en el ambiente del básquet y amigos, ha dejado sin dudas una huella imborrable en la institución por su manera de ser y de trabajar, siendo nada menos que el único entrenador que logró obtener un título en la Primera División del básquet platense al mando del primer equipo de Villa San Carlos, en el año 1995.

La plaqueta dice exactamente: “Omar ¨Negro¨ Souto; A nuestro entrenador, campeón, amigo. Al cumplirse un año de tu fallecimiento, tus enseñanzas estarán siempre presentes en el básquet de nuestra institución. 24 de enero de 2017”. La iniciativa estuvo a cargo del siempre atento Norberto Pagliettini, junto con varios integrantes del Maxibásquet del club y otros colaboradores de básquet en la institución.

Entre las personas presentes en el acto se encontraron Manuel Souto (hijo de Omar y ex jugador de básquet del club, con chances de regresar este año), Norberto Pagliettini (una institución dentro del club, y quién llevó la voz de la presentación),  Mariano Holubyez (integrante de la Sub-Comisión de Básquet), Mariano Gil (ex jugador del  club y actual integrante de Maxibásquet), Iván Buszczak (jugador de Primera División) y diferentes amigos de Omar.

manu souto

Manuel Souto estuvo presente en el reconocimiento.

1 Comment on "Plaqueta en homenaje al “Negro” Souto"

  1. Guillermo Magistrali | 26 enero, 2017 en 9:37 pm | Responder

    Gracias Villa San Carlos. El basquet y los que conocimos al Negro, agradecidos. Una institución se hace con pequeños grandes gestos, y algunos como éste, dejan enseñanzas para las futuras generaciones. Abrazos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


# #

1 Comment on "Plaqueta en homenaje al “Negro” Souto"

  1. Guillermo Magistrali | 26 enero, 2017 en 9:37 pm | Responder

    Gracias Villa San Carlos. El basquet y los que conocimos al Negro, agradecidos. Una institución se hace con pequeños grandes gestos, y algunos como éste, dejan enseñanzas para las futuras generaciones. Abrazos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*