Psicología en el fútbol

El cuerpo técnico de esta reconocida institución ha decidido incorporar un aspecto olvidado, no respetado y dejado de lado durante mucho tiempo en el ámbito del fútbol, a saber, la psicología.

Muchos se preguntan ¿Qué aportes puede traer la psicología al fútbol?, ¿Acaso el entrenador no es quien transmite algo de lo psicológico a los jugadores?. Ya decía Marcelo Roffe “todos se creen psicólogos, pero pocos lo son”.

Luego de un tiempo de trabajo en esta institución, los deportistas han ido aceptando y acercándose a esta disciplina que pisó terreno en Villa San Carlos. Durante un tiempo las miradas de desconfianza, la falta de motivación a trabajar desde lo psicológico, y la pregunta frecuente de “¿esto para qué sirve?” han sido habitué de los entrenamientos y las competencias. Sin embargo eso se ha ido modificando con importantes beneficios para los jugadores. Desde un trabajo evaluativo que se ha ido realizando en diversos factores .

Para cada uno de estos componentes se han realizado trabajos específicos que los deportistas han sabido aprovechar y cuyos resultados, que luego citaremos los ha impulsado hacia una mejora de rendimiento psicológico y físico destacable. Para comenzar respecto de la falta de integración grupal, en diversas categorías se ha detectado mediante la observación, “el enojo por un pase mal dado” y la “frustración entre compañeros por un bajo rendimiento en los entrenamientos”. Para ello se ha realizado trabajos de cohesión de grupo, con diversos objetivos como la diversión, el trabajo en grupo. También se han usado técnicas de visualización y relajación en sesiones grupales luego de los entrenamientos que conllevaron a una distensión de las interrelaciones que se ponen en juego en el equipo, se ha realizado un sociograma evaluativo para obtener una correcta imagen grupal que ha dejado ver los líderes que manejan al mismo y como tal liderazgo repercute en ellos.

Estos trabajos han aumentado considerablemente el nivel de distensión, de compañerismo y la reducción del estrés. Varios deportistas cuya identidad se preserva por ética profesional se han acercado para destacar lo bien que se siente el grupo respecto a los trabajo que realizan y como ha modificado sus posturas mentales en su entrenamiento. No debemos olvidar que estamos dentro de un nivel de competencia alto por lo que no podemos pretender que esto sea un nivel deportivo de ocio o entretenimiento, por lo que el estrés y la tensión siempre estarán presentes y queda aún en mi trabajo lograr que el grupo sepa afrontarlo para que su rendimiento sea óptimo.

Muchos de los jugadores ha comentado que hoy en día a partir del trabajo realizado junto al cuerpo técnico y el coordinador ha aumentado en ellos las “ganas de entrenar”, la necesidad de ser puntuales, de responder adecuadamente a las directivas del técnico. “el pibe de la villa se siente acompañado”, se sienten importantes para un grupo de personas que busca formarlos y educarlos, y esto ha llevado a una ganas real de entrenarse con exigencias altas para mejorar su rendimiento. También ha aumentado el miedo al error, dado que se busca lograr formarlos en cuestiones tanto físicas-técnicas-psicológicas, por lo que el trabajo aquí es ahora lograr reducir ese nivel de estrés y miedo al error para que el entrenamiento logre ser óptimo en todos los aspectos. Utilizando diversas técnicas de entrenamiento mental psicológico que los prepare para el afrontamiento ante estas cuestiones.

Precisamente en este punto es normal detenerse. Un nuevo cuerpo técnico ha asumido por lo que los miedos son los normales, “quien jugará de titular”; “que espera de nosotros”, “queremos responder como nos pide”. Numerosos deportistas se han acercado al psicólogo para comentar como la ideología de trabajo de los técnicos ha aumentado sus ganas de entrenar, de competir pero con ello el miedo al error, ya que este tipo de entrenamiento con especificidad formativa tanto futbolística como mental, tiende a dejar ver las falencias del grupo. A nadie le gusta mostrar los errores, sin embargo ha aumentado el sentimiento de pertenencia y competencia respecto al club y la categoría por lo que es importante trabajar sobre esto con los jugadores.

Disminuir mediante técnicas, la presión de la figura de los técnicos, como lograr la soltura y el juego, propio de cada uno. Las categorías más chicas del club también han demostrado su interés hacia la psicología, algunos de ellos me han comentado que “desconfiábamos de esto pero ahora nos sentimos mucho mejor y más sueltos” esto demuestra la importancia del trabajo psicológico en etapas formativas, ya que permite un trabajo desde la prevención para evitar por ejemplo lesiones, falta de comunicación, el desarmado grupal, los líderes negativos, entre otros. Darle un espacio de atención individual al deportista ha conllevado a que ellos se acerquen a hablar de aquello que los aqueje diariamente y que interfiere con su entrenamiento optimo, por lo que demuestra la importancia de tener un espacio de escucha, de intercambio.

Muchos han manifestado que es la primera vez que lograban hablar de ciertos temas. De este modo este espacio cobra un valor fundamental dentro del entrenamiento y se comienza a creer en la importancia de la mente y como su equilibrio junto al cuerpo son parte fundamental de la vida del ser humano y deportista. Por ultimo saber que el trabajo recién ha iniciado y deja ver sus primeros frutos pero que falta mucho aun por realizar, y que los objetivos a largo plazo serán luego los más valorados. Sin más, agradecer a la institución y cuerpo técnico, por acerca una disciplina fundamental y muy importante al mundo del formación juvenil en el fútbol.

Lic. En Psicología Hernán Antueno. M.P 55348

# #